Chicagobears.com | The Official Website of the Chicago Bears

Bears Bautizan El Levi's Stadium

Cuando Jay Cutler y Los Osos de Chicago alzaron vuelo hacia Santa Clara California el pasado viernes rompieron con la rutina de viaje que (generalmente) siguen la mayoría de equipos profesionales. Es que el viajar a una ciudad rival expone al equipo visitante a mensajes que tienen como propósito desalentar y desequilibrar al oponente. Marc Trestman (el entrenador de Los Bears) estaba consciente de esto pero aún así, decidió mover su equipo a la costa oeste un día antes de lo acostumbrado con el propósito de allanar el cansancio que produce el abrupto cambio de horario que existe entre las diferentes zonas de tiempo en EEUU. Lo cierto es que en estas dos primeras semanas nada ha sido "rutinario" para los campeones del Súper Tazón del año 1985.

LOS BUFFALO BILLS
Cuando el calendario para temporada regular fué publicado, el consenso era unánime a favor de una victoria para Los Chicago Bears sobre Buffalo. Los Bills tienen la fama de correr el ovoide de manera eficaz por tierra pero esto no los colocaba como favoritos ante Los Osos. Por el contrario, los analistas, casi de manera unánime, vaticinaban una victoria para Chicago ya que cuentan con uno de los pelotones ofensivos más potentes de la liga y con una defensa renovada por la adición de jugadores jóvenes junto a la veteranía de otros. Aún así, la historia sería otra. Pereciera que los dioses del fútbol americano ya lo habían escrito. Los Bears dejaron a los aficionados delirantes y tristes como cuando una novia le dice a su comprometido "ya no te quiero."

Los comentaristas comenzaron a aplicar su ley con el micrófono. "Ya la temporada es historia. Los veteranos de este equipo ya no están en su momento". ¡Hay que hacer cambios! Decían algunos.

Lo cierto es que esa derrota no era lo que los expertos o fanáticos esperaban. Para muchos esta vergonzosa derrota significaba un comienzo de 0-2 para Chicago ya que nadie creía que Los Osos podrían ganarle a los poderosos 49ers especialmente en el día en que inaugurarían su nuevo estadio. A su vez, iniciar la temporada con marca de 0-2 era casi una sentencia a jugar 14 partidos sin mucha importancia y sin esperanza alguna de una aparición en la post temporada y mucho menos pensar en un Súper Tazón. El universo de Los Bears estaba de luto. Pero permítame repetir: estas dos semanas de Los Bears todas las expectativas se han roto y el equipo está en mejor forma de lo que se esperaba. Ganarle a Los Bills hubiese sido positivo, por su puesto. Ah! Pero ¿por qué no ganar en el Levi's Stadium en vez y aguarle la fiesta a un rival con aspiraciones de Súper Tazón?

LOS SAN FRANCISCO 49ers
En la primera mitad del partido parecía que Colin Kaepernick se saldría con las suyas. El maestro de las múltiples opciones ofensivas iba, paso a paso, ejecutando sus esquemas de ataque y los 49ers terminaron el medio tiempo con una ventaja de (17-7). El ambiente era festivo en el nuevo estadio. Los jugadores de la casa hacían sus morisquetas características de la NFL, las porristas lucían deslumbrantes manteniendo la multitud de casi 70,000 personas cautivada con sus bailes. Todo estaba listo para poner el primer partido en la joven historia del Levi's Stadium en el récord de victorias de San Francisco. No es para menos. Los Osos no habían ganado en San Francisco desde hacía 19 años. Pero este no sería un juego de rutina. Esta vez, la historia la escribirían Los Chicago Bears.

En la segunda mitad el protagonismo de Jay Cutler y Brandon Marshall se impuso y los Osos se fueron arriba en el marcador con un par de touchdowns Marshall no pudo practicar durante la semana previa al partido pero esto no fue obstáculo para que el ala abierta demostrase su versatilidad. Casi concluía el segundo cuarto cuando Cutler lanzó un cohete hacia la zona de anotación. Marshall se elevó con su mano derecha completamente extendida y así consiguió anotar. Al mismo tiempo, Kyle Fuller, quien entró al partido como suplente, consiguió dos intercepciones las cuales fueron cruciales para la avanzada de los Bears. Cabe mencionar el hecho de que la defensa de los Osos se redimió después del partido ante los Bills cuando muchos cuestionaron el desempeño de veteranos como Lance Briggs y Jared Allen. La presión al mariscal de campo fue constante lo que obligó al talentoso Kaepernick a cometer errores que marcaron la diferencia.

En general este fue un partido marcado por un número muy alto de penalidades que terminaron por beneficiar a los Osos mayormente. El partido termino 28-20 a favor de los Chicago Bears cosa que nadie esperaba. Kaepernick hizo lo que sabíamos que podía hacer aunque no le fue suficiente. Por otra parte, la defensa de Chicago logró disipar, al menos por el momento, las dudas de muchos quienes ya daban por hecho "el triunfo de los de casa" Sin dudas un partido casi de leyenda. Un partido que retó la rutina en todo su sentido.

Jay Cutler terminó con tres pases de touchdown y esto, después de haber sido envestido en el esternón por el casco de Quinto Dial. El mariscal de campo demostró que quería ganar y en el proceso quizás, le dio a su equipo la motivación necesaria para hacer que esta temporada sea inolvidable. Pero aun restan 14 partidos por jugar.

Ojalá y los Bears continúen superando expectativas. Pero una cosa nadie les podrá quitar; solo un equipo quedará en el record de historia como ganador del primer partido disputado en el Levi's Stadium. ¡Los Chicago Bears!

Ahora los Bears se dirigen a Nueva York donde los espera el equipo de los Jets. Pero después de lo ocurrido en SF cualquier cosa puede pasar. Así que pase lo que pase no cometamos el error de evaluar a Los Osos basado en un dato histórico. Lo que nos enseñaron esos gladiadores allá en Santa Clara es que les sobra corazón.

¡Vamos Bears!

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.
Advertising
Advertising